Sit up: el Alza, un proyecto por el bien común

Sergio/ diciembre 30, 2016/ Investigaciones/

En este número hemos querido acercaros la realidad de la Sala Puigverd, ubicada en Castellar del Vallés, que nació en 1989 con el objetivo de atender a tres niños del mismo municipio que tenían necesidades especiales a nivel motriz de origen neurológico, y que por su edad (6 años) habían terminado su atención en el Centro de Desarrollo Infantil y de atención Precoz y, por tanto, se habían quedado sin continuidad de Fisioterapia especializada.

A medida que pasaba el tiempo, la cantidad de niños que buscaban la atención de la Sala Puigverd iba creciendo y el servicio, que a su inicios sólo contaba con la intervención de la fisioterapeuta Marta Prat, se fue haciendo grande; pero siempre con la mirada puesta en trabajar con niños y niños con patología neurológica que su común denominador fuera la afectación a nivel motriz. El principal reto de la Sala Puigverd es “facilitar una inclusión social efectiva en el entorno natural del niño / a que vierta al bienestar de toda la familia” nos comenta Marta Prat, “es por ello que de acuerdo con los deseos de aprendizaje del niño (retos particulares), las necesidades de la familia respecto de su hijo / ay el criterio profesional se crea un plan de trabajo “, añade. De ahí que la “primera” pregunta que se le hace al niño cuando llega a Sala Puigverd es “Y a ti, ¿qué te gusta hacer?”, “Porque sabemos que la ilusión es un vehículo de aprendizaje para conseguir cualquier reto particular “.

niños aprendiendo a caminar
La base de trabajo de los fisioterapeutas que trabajan es Bobath en pediatría. Con la base de la evidencia científica de la neuroplasticidad se hacen los planes de trabajo, “habiendo aprendido que el cerebro se adapta a su entorno, y fijándonos que mueve a cada niño a aprender”, nos comentan.

Este plan de trabajo basado en los “deseos” (retos particulares) del niño requiere una implicación muy importante por parte del propio niño, los fisioterapeutas y, por supuesto, de los padres -no sólo de tiempo sino también económicamente, dado que a menudo son horas y horas dedicadas a conseguir el reto de cada niño / a. Actualmente, con la coyuntura económica del país, que ha visto recortes la mayoría subvenciones públicas, la Sala Puigverd ha visto abocada a plantearse y buscar nuevas formas de autofinanciación. Y aquí es donde aparece la figura del Marco.

La casualidad

El Marco, un niño que asiste regularmente a la Sala Puigverd, pidió a la fisioterapeuta que le atendía, Marta Prat, si podía ir a su escuela a explicar a los niños y niñas de su clase por qué él caminaba diferente de los otros.
En aquella charla, se detectó que en la escuela del Marco había niños y niñas que, una vez sentados en la silla no tocaban los pies en el suelo, eran niños que adoptaban posturas incómodas, nada saludables y lejos del cuidado hacia uno mismo. Esto les llevó a plantearse si era un hecho puntual o bien si se repetía en el resto de escuelas.

Por este motivo en 2005 realizaron un estudio en Castellar del Vallès con una n = 480 donde pudieron corroborar que un 15% de los niños y niñas de las escuelas no tocan NUNCA pies en el suelo. Y la literatura que habla de la rigidez del mobiliario y cómo esto afecta a los niños y niñas constatarlo: era una realidad extendida por todo. Haciendo búsqueda se dieron cuenta de que ni en Cataluña ni en España había ninguna solución para esta realidad, nadie se había ocupado, pero en cambio en algunos países nórdicos el mobiliario escolar era regulable en altura, lo que daba solución a las diferentes velocidades de crecimiento de los niños.

fisio infantil
Desde 2005 hasta 2015 Sala Puigverd llevó a cabo un Programa de Higiene de la Postura dentro del Aula en todas las escuelas de Castellar. Un servicio gratuito que formaba parte de la Guía Didáctica del mismo municipio. Este transcurrió con éxito, pero siempre había la misma dificultad: los niños y niñas que no tocaban pies en el suelo debían utilizar “soluciones de andar por casa” para hacer “de levantadores” de las sillas.

Fue entonces cuando diseñaron y patentaron un widget llamado “Sit up: al alza”, un alza reposapiés, regulable en altura y anchura, apilable, plegable e integrable en el mobiliario escolar que tenía por objetivo mejorar el bienestar de los alumnos haciendo adaptable el mobiliario escolar a la edad de crecimiento física de cada uno, así como dar la posibilidad a los alumnos de aprender a conocer su cuerpo, cuidarlo, hacerse responsables y quererlo. Después hicieron una prueba piloto con 1.717 niños de Castellar e incluyeron 250 alzas distribuidas en 86 aulas. Esta implementación se acompañó del Programa de Higiene de la Postura dentro del Aula a las familias, en el claustro de profesores y todos los niños y niñas de cada clase.

Los resultados

En esta prueba piloto se evaluaron tres áreas:

  • Ética en el aula: puntuación de 8’9 sobre 10. Los niños habían aceptado el Sit up: el Alza y la consideraban una mejora para su bienestar (esta consideración era tanto por parte del grupo clase, como del alumno que se beneficiaba, como del profesorado).
  • Desarrollo del widget: puntuación media de 4’25 sobre 10. Todas las escuelas coincidieron en que el Sit up: el Alza pesaba demasiado. Por lo tanto era un dato a tener en cuenta, valorarla y rectificarla.
  • Bienestar del alumno (valorada por el profesorado): puntuación de 7’2 sobre 10. El profesorado relacionó alza con el hecho de que el niño estuviera más quieto, y ésta no era su función.
  • El alumno lo valoró en 9 sobre 10 y pedía poder utilizar este widget siempre.

movilidad niños

Las conclusiones

Se pudo demostrar que:

  • Sit up: el Alza contribuye al bienestar físico de los alumnos y les permite tener los pies en el suelo cuando están sentados en las sillas de las aulas, haciendo un ángulo de 90º en tobillos, rodillas y cadera.
  • Sit up: el Alza permite adaptarse a las sillas de las escuelas públicas, privadas y concertadas.
    Se ha evidenciado que los alumnos utilizan en su beneficio el Sit up: el Alza.
  • Sin ser una pretensión, observaron que la higiene de la postura en el aula así como la ergonomía dentro de la escuela en beneficio del alumno son grandes vacíos de conocimiento dentro del ámbito escolar.
  • En junio pasado, a pesar de los buenos resultados obtenidos, una vez acabada la prueba piloto y viendo que el widget pesaba en exceso, se retiraron todas las alzas de las escuelas; había que seguir investigando y hacer un widget mejor, un widget que ya está confeccionado y que esperan tenerlo disponible en un periodo muy corto de tiempo.

Cerrando el círculo

La propuesta ahora es comercializar el Sit Up: el Alza y todo el conocimiento que se relaciona a toda Cataluña y otros países. El beneficio económico de la venta de este producto que, paralelamente es beneficio de salud para el niño que lo utiliza y que emplea a un taller ocupacional de trabajo para hacer el montaje, a la vez es formación y transformación sociocultural de la higiene de la postura y debe servir para cerrar el círculo: invertir en salud para los niños y niñas que asisten a la Sala Puigverd y que tengan las herramientas para poder ver como aquellos deseos “retos particulares” que comentábamos antes en materia de aprendizaje de función motriz, se hacen realidad.